ESPACIO PUBLICITARIO
Inicio  >  Blogs >  ¡Libertad y vida! > Noticias
El Universal como página de inicio  |  Agregar a favoritos  |  Ayuda

¡LIBERTAD Y VIDA!
Por ZOE VALDÉS


Compartir

Maribel Verdú

23.01.2013
06:15 PM




Maribel Verdú no es solamente una actriz, ni siquiera es una mujer que se convirtió en actriz, a fuerza de actuar, de trabajar, de esforzarse, que es como también lo hizo seguramente. Maribel Verdú es una roca. Cuando aparece en la pantalla cada uno de nosotros se convierte en el Titanic dispuesto a irse de cabeza, de punta contra ella.

Y es que -como ya dije y reitero- Maribel Verdú es más que una gran actriz, es un fenómeno, de una belleza extraña (incalificable e incalculable), rara (poco común), exuberante (pese a que no le sobra más que talento). Cuando rueda una película pareciera que bordara su personaje como un encaje de Brujas, como un guipur finísimo de aquellos encajes habaneros de antaño, o una cenefa de Bruselas.

Cuando Maribel Verdú entra en la pantalla es como si Dios nos diera la mano y tirara de nosotros para que la siguiéramos, y viviéramos con ella o dentro de ella. Y cuando sale de la pantalla el halo de ansiedad que nos impregna nos dura hasta la próxima película suya que veremos y donde será la protagonista, o un personaje secundario, que nunca será uno más, ni estará de más.

Maribel Verdú tiene la boca más atrevida del cine español, la mirada más perenne y vivaz, lo mismo cuando actúa que cuando habla y opina fuera de la pantalla, y también el pubis mejor filmado, mostrado y demostrado de la cinematografía mundial.

Si tuviera que compararla con otra comediante de grandes Ligas, la primera que me viene a la mente es la japonesa Isuzu Yamada, una actriz que revolucionó el cine japonés y el teatro, aunque todavía no ha sido reconocida en toda su dimensión como lo merece. Maribel Verdú tiene mucho más de lo que suponemos de su oculto y bien disimulado coraje al afrontar a un personaje, un retongonal de elegancia, una monstruosidad de su magisterio, de su discreción.

Pero lo que más admiro de Maribel Verdú, aparte de su calidad de actriz, que es lo principal, es su personalidad tranquila, sin estratagemas particulares para vendernos esto o aquello. Aprecio su transparencia, una luminosidad que aparece cuando toca aparecer y se escabulle cuando el proyector y la cámara se apartan melancólicos y nostálgicos de ella.

Maribel Verdú también recuerda a unas cuantas de esas grandiosas del cine hollywoodense, y no ha tenido que marcharse a Hollywood para devenir una de ellas. Verdú es puro cine, pura entraña, puro vicio, puro goce, pura sabiduría. Todo en ella es puro, y también impuro. En esa magnífica dualidad ha sabido crear y recrear a todos sus personajes, moviéndose cómoda y apacible.

Dirigirla debe de ser de ensueño, aunque nada fácil, porque precisamente las actrices mejores son las más exigentes con ellas mismas. Escribir sobre ella significa dejar puntos claves por esclarecer, olvidar lo que no debiéramos olvidar, quedarnos cortos de palabras, y siempre ávidos de volver a disfrutarla en todo su esplendor real o imaginado.

Maribel Verdú es toda sexo, toda sensualidad, toda belleza, toda pasión, toda lirismo, sin los artilugios de la industria y sin los artificios de la mediocridad actual. Verdú es como la naturaleza, telúrica, y  eternamente fresca como el rocío.

Cuánto agradecemos que siempre regrese para encandilarnos con la fuerza y el deseo que provoca su presencia misteriosa y estelar



¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

El Universal no se hace solidario de las opiniones emitidas por sus usuarios.
Ver reglamento de Blogs de eluniversal.com



Zoe Valdés



La Habana, Cuba. Exiliada en Francia. Escritora y artista reconocida mundialmente. Doctor Honoris Causa de la Universidad de Valenciennes en Francia. Chévalier des Arts et des Lettres, France. Grande Médaille de Vermeil de la Ciudad de París.




Para los usuarios

  • Glosario
  1. BLOG. También llamado bitácora, es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos de uno o varios autores donde el más reciente aparece primero, con un uso o temática particular, siempre conservando el autor la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. Existen blogs personales, periodísticos, empresariales, etc.
    BLOGUERO. Autor de publicaciones para formato de blog.
    BLOGOSFERA. Conjunto de blogs agrupados por algún criterio específico (localización, temática, idioma). El término fue acuñado en 2002 por William Quick. (Fuente: www.wikipedia.org).
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas