ESPACIO PUBLICITARIO
Inicio  >  Blogs >  Japón Cercano > Noticias
El Universal como página de inicio  |  Agregar a favoritos  |  Ayuda

JAPÓN CERCANO
Por NELSON IZQUIERDO MORENO


Compartir

140 mil azulejos

13.01.2013
07:18 AM


Una nación en paz es aquella donde sus ciudadanos sienten que el sistema en el que conviven les hace justicia todos los días. Entendido el sistema como el marco político, económico y social que libremente se han dado sus habitantes. También como el conjunto de leyes y de valores - como el de la democracia o libertad - que sustentan la vida ciudadana y su relación con el resto del mundo. La justicia entendida como la forma - percibida o real –  en que cada cual siente que recibe lo que merece y está convencido de que así sucede con su prójimo. Justicia, en el sentido del acceso equitativo de todos a las oportunidades para progresar, a la distribución de la riqueza material y a la calidad de vida. En aquella nación en la que no hay sentido de la justicia, o instituciones que la garanticen, los ciudadanos buscarán hacerse justicia por sí mismos y se generará el caldo de cultivo para la violencia. Será casi siempre esa una nación que tenderá al caos y a una ausencia endémica de paz.

Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, el Japón ha disfrutado de una prolongada era de paz. La lección de la guerra fue muy dura para esta nación. Tras acompañar la equivocada empresa expansionista y agresiva de sus líderes políticos de principios del siglo pasado, una vez consumado el bombardeo de Hiroshima y Nagasaki, y devastada su nación; los japoneses se han asegurado de educar a sus niños para la paz y la convivencia. De formar a las nuevas generaciones para renunciar a la violencia, para evitar y minimizar los conflictos y para procurar la resolución civilizada y pacífica de sus diferencias. Cultivaron el amor por la paz que ya anidaba en el alma japonesa. Desde entonces, sus hombres y mujeres han puesto todas sus energías en la expansión económica de su nación y en el desarrollo social y material del país. Todo ello en armonía con el resto del mundo. 

Mi hijo recién graduado de abogado y estudioso de la disciplina penal internacional, en especial en materia de crímenes de guerra, me hace llegar información sobre los llamados experimentos de Milgram. Un estudio realizado en los años 60s acerca de la naturaleza de la conducta humana y de la crueldad de la que puede ser capaz el hombre en sus acciones. El experimento intenta responder a la pregunta de cómo fue que la nación alemana pudo permitir el holocausto llevado a cabo por los Nazis. Indaga acerca de las raíces de la maldad en la naturaleza del hombre. Explora sobre el lado oscuro de la obediencia, en especial aquella obediencia ciega a una autoridad que parece darle legitimidad a actos de maldad contra otros seres humanos. Muestra cómo es que el hombre, bajo ciertas condiciones y circunstancias, puede flaquear, puede obedecer a una figura de autoridad que le convence de actuar en contra de sus semejantes, más allá de sus propias convicciones éticas y morales. No solamente son víctimas de estas desviaciones de la conducta humana quienes padecen directamente de la violencia. También, lo son quienes obedecen a esos fatídicos líderes. Las conclusiones de este estudio tienen plena vigencia, aún cincuenta años después. Con él se pueden interpretar y hasta explicar hoy los casos de maltratos y de tortura a prisioneros en acciones militares y paramilitares. O analizar los actos de violencia política, racial y religiosa ejecutados por aparatos de seguridad y hordas a las órdenes de líderes mesiánicos. No son tiempos de guerra los de hoy, pero la violencia y la maldad siguen presentes en muchas partes del mundo.

En el monumento nacional dedicado a las víctimas de la bomba caída en Hiroshima en 1945 existen 140 mil azulejos que cubren sus paredes. Es una especie de cenotafio cerrado de concreto, de forma circular, de unos 25 metros de diámetro, en cuyo interior se puede contemplar una foto panorámica de cómo quedó esa ciudad, una vez consumada la conflagración aquella mañana del 6 de Agosto. Entre la solemnidad y el silencio de sus paredes es posible tener un momento de luto y de reflexión en recuerdo de los seres humanos que perdieron la vida como consecuencia de la primera bomba nuclear en la historia de la humanidad.  Para fines de Diciembre de 1945, la bomba de Hiroshima había cegado la vida de ciento cuarenta mil seres humanos, en uno de los actos de violencia más recordados. Una tragedia nacional para el Japón. Cada uno de los azulejos que componen la fotografía representa a una víctima de la bomba. Una vida con todo lo que ello significa: una voz, una conciencia, una memoria, unos sueños, unos recuerdos, una familia, una dignidad humana. Impresiona darse cuenta de ello, mientras se observan aquellos pequeños azulejos de unos 4 x 4 cm. Pareciera que una ahogada voz sale de cada uno de aquellos cuadritos, que por miles se observan agrupados uno al lado del otro, mientras usted gira 360 grados alrededor de esas paredes. ¿Qué cada una de esas piezas cuadradas de cerámica equivale a contar a uno de nuestros semejantes? ¿Qué la gran mayoría de esas personas pereció casi instantáneamente? ¿Qué otros más lo hicieron semanas después, tras una gran agonía?

La violencia en Venezuela ha cobrado en los últimos 14 años la vida de 155 mil compatriotas, de los cuales unos 140 mil casos han quedado impunes. El año 2012 cerró como el año más violento de la historia nacional con más de 21.000 homicidios. La tasa de criminalidad en nuestro país es hoy superior a los 70 asesinatos por cada 100.000 habitantes. En México la misma tasa es de 15, mientras que en Brasil es de 20. La de Japón es de 1,1 homicidio por cada 100.000 habitantes. Somos el cuarto país más violento de toda América. El drama humano y las secuelas sociales son terribles. Niños huérfanos, madres sin consuelo, familias destrozadas, juventud desperdiciada y traumas profundos. ¿Es  posible creer que este pueda ser el país más feliz del mundo? La inseguridad es, sin discusión alguna, el principal problema para los venezolanos. Con la impunidad, la incapacidad del Estado para enfrentar la violencia, la quiebra de las instituciones y la existencia de miles de armas circulando ilegalmente, no puede haber paz, sino violencia en el país. Los venezolanos buscan la paz y persiguen la justicia, pero no consiguen que el sistema les haga justicia día a día.  Y donde no hay justicia no hay paz. En Venezuela, sin haber padecido el horror de una guerra tenemos una cuenta similar de víctimas. La maldad criminal se ha apoderado de los espacios, arrebatándole la libertad a los ciudadanos. La calidad de vida, en medio de tanta inseguridad, es una quimera. Como es una utopía la pregonada justicia social.  

Contando a cada uno de los compatriotas muertos dentro de nuestras fronteras por la violencia en los últimos 14 años, se podrían llenar de azulejos las paredes de un monumento similar al de Hiroshima. Y aún necesitaríamos más azulejos para seguir construyendo monumentos a la memoria de las víctimas de esta sinrazón. En los últimos años, han muerto en Venezuela más personas, más seres humanos, con sus sueños, sus voces, sus conciencias y su dignidad, que todas las víctimas de la bomba nuclear de Hiroshima. Si el sistema no cambia, si no se le hace justicia a los ciudadanos todos los días. Si la maldad y la crueldad humanas se siguen imponiendo. Si el odio, en la conducta y en el discurso, se sigue enseñoreando desde las más altas posiciones de liderazgo. Si no cultivamos el amor por la paz que anida en el alma venezolana. Si no somos capaces de detener esta debacle, esta suerte de holocausto criollo; no habrá suficientes azulejos para llenar todas las paredes de los monumentos a esta tragedia nacional.

izquierdomoreno@gmail.com
twitter: @nizquiermo





¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Comentarios (3)

Por DESIREE ARNACHE
20.02.2013
8:40 AM

Simplemente increible su analisis Sr. Nelsón. no tengo mas que decir solo agachar la cabeza ante tan cruel realidad que nos azota a diario en nuestro país. nos hemos convertido en una sociedad con miedo y llena de violencia y falta de tolerancia con el projimo.

Por Elizabeth de Simon
16.01.2013
5:33 PM

La historia se repite, se ha dicho muchas veces. Es difícil pensar que para los cambios de conciencia en el ser humano, sea necesario pasar por tantos crímenes. Ocurrieron en Japón y también en Alemania, estas sociedades se han dado cuenta de la importancia de vivir en paz, en armonía. Venezuela, nuestro país, está pasando en estos momentos por las mismas circunstancias, pero hay un rasgo distinto, la 'guerra' es entre hermanos. Solo cabe una pregunta, se darán cuenta que ya es suficiente tanto derramamiento de sangre? Quiero ser optimista y pensar que sí

Por carmen visbal
13.01.2013
12:17 PM

Excelente y realista artículo, lo felicito. Es doloroso en lo q han convertido a Venezuela. Vivimos en una constante zozobra: cuando mi hija sale, no tengo paz ni tranquilidad, le exijo q me envie un mensaje cuando llegue al sitio, cuando se viene, si va para otro lado igual. Esto no es vida. Todos estamos coartados en nuestro derecho al libre tránsito, pero quienes mas lo sufren son los jóvenes, porque se ven limitados y maniatados para disfrutar sanamente de su deseo natural de divertirse como juventud q son. Pero... el odio y la violencia son los amos y señores del país amparados por el desgobierno actual. Pobre Venezuela a lo q te han llevado...

Anterior
1

El Universal no se hace solidario de las opiniones emitidas por sus usuarios.
Ver reglamento de Blogs de eluniversal.com



Nelson Izquierdo Moreno

Nelson Izquierdo

Ciudadano del mundo. Ingeniero y experto en generación de energía. Profesional venezolano de amplia trayectoria gerencial, actualmente ejerciendo un rol ejecutivo en Japón. Comenta y reflexiona sobre las prácticas de negocios de ese mercado y las experiencias de un gerente venezolano en esa nación. Intenta mostrar el rostro humano del país, sus curiosidades y contradicciones, sus costumbres, contrastes y maravillas, desde un ángulo íntimo y personal. Comparte vivencias y conversaciones con gente común, ofrece ideas para conocer, debatir y contrastar nuestras realidades, tan lejanas pero también muy cercanas.




Para los usuarios

  • Glosario
  1. BLOG. También llamado bitácora, es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos de uno o varios autores donde el más reciente aparece primero, con un uso o temática particular, siempre conservando el autor la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. Existen blogs personales, periodísticos, empresariales, etc.
    BLOGUERO. Autor de publicaciones para formato de blog.
    BLOGOSFERA. Conjunto de blogs agrupados por algún criterio específico (localización, temática, idioma). El término fue acuñado en 2002 por William Quick. (Fuente: www.wikipedia.org).
Selecciona el año

Archivo

Atras
Adelante

Blogs Ver todos

  • ANTONIO CASTILLO
    El Leonático
    Victoria sin tropiezos esta del miércoles en el Universitario. Esa que desde el (...)

    HACE4minutos
  • ILEANA MAGUAL MANDÉ
    Energía de la buena
    Un hábito que mantengo desde hace muchos años es tomar en ayunas un vaso de (...)

    HACE18horas
  • ERNESTO LINZALATA
    42 kilómetros
    Ciudad Bolívar será este 14 de diciembre  escenario de la II edición "Nunca Te (...)

    HACE21horas
  • MANUEL ALFREDO RODRÍGUEZ
    Derecho Innovador
    Es de subrayar que existe segunda opinión legal en denominar el tema in comento (...)

    HACE1dia
  • GUÍA TURÍSTICA
    ¡Buen viaje!
    En el portal de nbcnewyork.com Dave Quinn escribió un artículo sobre (...)

    HACE2dias
  • ANDRÉS CORREA
    Latiendo en la cueva
    "...a quienes todos los días les violan sus derechos humanos, sociales, (...)

    HACE3dias
  • ELIDES J. ROJAS L.
    Sobre la marcha
    Andando por ahí se escucha de todo. Los venezolanos de la era democrática, (...)

    HACE3dias
fotter clasificados.eluniversal.com Estampas