domingo 20 de enero de 2013  08:47 AM
Si antes la situación estaba complicada, hoy está mucho peor. Este sábado se dieron las combinaciones más negativas, por lo que no queda mucho margen de maniobra.

Hay que vencer a toda costa en los dos últimos juegos de este round robin, y aparte en un partido extra, so pena de quedar irremediablemente eliminados. Cardenales y Navegantes son los rivales ante los que hay que ganar o... morir.

Este sábado ante las Aguilas del Zulia los Leones sencillamente no batearon, lo cual se ha hecho una rutina en el bando melenudo. De hecho es el equipo con más bajo promedio de los cinco que hacen vida en el round robin.

Solo Carlos Rivero y el siempre rendidor Ramón Cabrera pudieron descifrar a los lanzadores aguiluchos encabezados por el abridor dominicano César Valdez.

Para que se den una idea queridos leonáticos de la inapetencia ofensiva del Caracas, son precisamente Rivero (.379) y Cabrera (.464) los únicos -aparte de Asdrúbal Cabrera- con sólidos promedios. Del resto dénse un paseíto por estos números: Alex González (.100), Luis Rodríguez (.184), Jesús Guzmán (.229), Josh Kroeger (.233), Bob Abreu (.250), Daniel Mayora (.261), Yorvit Torrealba (.276).

En este sentido ni que tuviésemos a Jim Leyland, Tony LaRussa o Joe Torre como managers en lugar de Frank Kremblas, estaríamos en mejor posición.

Pero basta de lamentaciones, el destino inmediato está en nuestras propias manos y con coraje y decisión hay que saltar al terreno de juego para buscar la ansiada clasificación. ¿Difícil? Nadie dijo que sería un jamón la postemporada. ¿Imposible? Jamás y sobre todo para los Superleones.

Por otro lado hay que reseñar la posición de la gerencia capitalina, que antes de la jornada de este sábado protestó ante la Liga lo que aduce es una violación a las normativas por parte de Cardenales de Lara. Alegan los directivos melenudos que los larenses inscribieron de forma irregular al dominicano Máximo Nelson, ya que habían previamente agotado la cuota de refuerzos del Caribe para el round robin al contratar al también lanzador quisqueyano Yohan Flande. Los crepusculares, por su parte, aseguran que a Flande lo inscribieron en la ronda eliminatoria y aunque no estuvo en el roster, estaba con el equipo desde diciembre. Veremos. Por lo pronto el Magallanes puso el juego del sábado bajo protesta, porsia...

En fin mis ultrasiderales panas caraquistas, solo nos queda una: vencer bajo cualquier concepto. Hoy en el Universitario hay que superar a toda costa a la envalentonada tropa de Luis Jiménez, Luis Valbuena, Robert Pérez  y compañía, para así ir mañana con un panorama menos oscuro a Valencia.

¡Caraquistas Forever!