martes 8 de enero de 2013  11:23 PM
El juego de este miércoles ante el Magallanes será a casa llena con toda seguridad. A las 10 de la noche del martes la cola de aficionados -con colchones y todo- que optaban por entradas para el choque entre los Eternos Rivales pasaba de largo la Parroquia Universitaria y se aproximaba a la plaza Las Tres Gracias.

Sin dudas un encuentro en donde estarán en juego muchas cosas, aparte del orgullo y rivalidad legendaria. Un triunfo de los Superleones les ratificaría en el tope del round robin, aparte de que le terminaría de enviar un mensaje a los Navegantes, equipo al que literalmente vapuleamos en la eliminatoria.

En post anterior comenté que el juego de este miércoles sería ante Cardenales en Barquisimeto, pero los propios leonáticos se encargaron de clarificar la situación. En fin, al mejor cazador se le escapa la liebre, como reza el dicho popular.

Lo cierto es que Armando Galarraga tendrá la ocasión de seguir mostrando su enjundia y calidad ante el Magallanes, equipo que venció este martes 2-0 a Caribes de Anzoátegui gracias a una excelente labor monticular del excaraquista Gustavo Chacín. Con este triunfo los Navegantes nivelaron 3-3 su récord, dejando la escena servida para la confrontación ante los Superleones

Insistiendo en el lineup creo que lo más saludable es que Darren Ford permanezca en la banca, a pesar de que aun está fresco en la memoria de los leonáticos el jonrón con tres en bases que le conectó al Magallanes en la eliminatoria. Por otro lado Josh Kroeger debería ser el rightfield y Kremblas debería insistir con Jesús Aguilar en la inicial, mientras que en la receptoría Yorvit Torrealba sería una opción valedera, a pesar del tremendo trabajo que ha desempeñado Ramón Cabrera.

El leftfield debe ser para Daniel Mayora y la antesala para Carlos Rivero, mientras que me inclino por Jesús Guzmán como bateador designado.

Hasta allí me atrevo a emitir mi humilde opinión. El caso Bob Abreu me parece complicado y prefiero no meterme en honduras. Abreu es un jugador de probada calidad y talento, razón por la que mantenerlo en la banca es una decisión difícil. Si bien no está en su mejor momento, el aragueño es capaz de decidir cualquier encuentro con un batazo o una atrapada. Sustituirlo por Ronald Bermúdez o José Duarte es una opción de peso que ya cobró dividendos para la causa melenuda. En todo caso será Frank Kremblas el que tenga la última palabra al respecto y su decisión será respetada.

Bien mis supraplanetarios panas caraquistas, Cardenales trastabilló este martes ante las Aguilas y por ello continuamos en el primer lugar de un robin donde la paridad de fuerzas lo ha hecho sumamente cerrado. El objetivo es mantener la hegemonía ante el Magallanes, para el jueves enfrentar con menos presión a la novena larense en Barquisimeto. Hasta los momentos las cosas se han dado según lo planeado y todos los leonáticos aspiramos a que continúen así.

¡Caraquistas Forever!