sábado 29 de diciembre de 2012  08:09 AM
Es probable que terminemos en el último lugar de los clasificados, sobre todo si se juega como en el primer inning del partido de este viernes ante las Aguilas del Zulia.

Desastroso primer inning que sentenció las acciones. Sin temor a equivocarme creo que fue la primera vez en la temporada que al Caracas le anotan siete carreras en el inning inicial, y también creo que Kevin Hart se llevó la nada envidiable mención de ser el primer abridor melenudo que abandona el box sin sacar ni siquiera dos outs.

Parecía una práctica de bateo. Es cierto que en mucho colaboró el error de Luis Rodríguez sobre el primer roletazo del juego conectado por José Pirela, pero lo que le cayó después a Hart fue un auténtico tsunami de batazos.

Después de ese fatídico episodio los leonáticos sacaron todo su humor para pasar el tiempo y las bromas no se hicieron esperar, sobre todo en la tribuna F y sus adyacencias, con el popular Harrington distribuyendo las "espumosas" con prontitud y simpatía.

"Ni siquiera el batboy de Aragua lo vamos a poder tomar en el draft porque Cardenales ya le metió el ojo", "tampoco el recogebates de La Guaira, porque desde el norte lo mandaron a parar por fatiga extrema...", eran algunos de los comentarios que en tono de guasa hacían los caraquistas, tratando de olvidarse de la masacre que ocurría en el campo del Universitario.

Y la verdad es que se bateó. Y eso quedó en evidencia cuando Dwayne Pollock abandonó la lomita tras cinco innings en los que aceptó diez inatrapables. El "Helado" como le dicen en Maracaibo, se fue victorioso -y no regresa- pero se mostró consciente que recibió palo parejo. Apenas en 3.2 capítulos le conectaron hasta nueve incogibles, algo inédito en la actuación del estadounidense en esta campaña. 

Pero... las Aguilas batearon más y mucho más oportunamente, con Ernesto Mejía en plan de implacable verdugo. Así las cosas.

Los grandes aplausos de la fanaticada local se los llevó Bob Abreu al conectar sólido sencillo al jardín derecho. Los leonáticos le premiaron con una ovación de pie. Sin dudas que los aplausos formaron parte del ambiente jocoso, ya que el Comedulce no se encuentra en su mejor momento en lo que respecta a ofensiva.

Por otro lado, los Superleones se reforzaron con el lanzador dominicano Rhiner Cruz y con el zurdo estadounidense Justin Thomas, con los cuales el manager Frank Kremblas aspira a parapetear el destartalado cuerpo de lanzadores. Veremos.

Bueno mis cibernautas panas caraquistas, este sábado tenemos la oportunidad de cobrar la afrenta de la víspera ante los zulianos, mientras que en la jornada dominical cerraremos ante Bravos de Margarita. La ocasión será propicia para compartir en familia y despedir el año deportivamente.

El round robin será otra cosa completamente nueva, donde los cinco equipos clasificados empezarán desde cero. Y acuérdense, es mejor terminar de quintos entre los clasificados que de primero entre los eliminados. En la semifinal cualquier cosa puede pasar y como dice el Chema: "Yo voy al mío", ¡Caraquistas Forever!