jueves 20 de diciembre de 2012  08:53 AM
Realmente preocupante la situación. Independientemente de que este miércoles apaleamos a los Bravos en el Universitario y que la clasificación está al alcance de la mano, hay que ponderar el tema pitcheo, sobre todo ahora que Juan Carlos Gutiérrez no podrá seguir en sus labores de cerrador por mandato de la organización de los Reales de Kansas City.

¿Quién cerrará, Cubillán? Por allí están Wilsen Palacios, Orber Moreno y hasta el joven Miller Díaz, pero ninguno garantiza como el popular "Bola Ocho".

Y el staff de abridores no está mucho mejor después de la salida de Yoanner Negrín, Jhoulys Chacín, Thad Weber y Eddie Bonine.

La responsabilidad recayó en Guillermo Moscoso Sean Gallagher, Armando Galarraga, y probablemente en el zurdo Angel Calero y Luis Sanz, con lo cual las interrogantes son mayores.

En cuanto a la ofensiva la situación es similar, ya que Franklin Gutiérrez deberá marcharse y aunque asegura que solicitará un permiso a los Marineros de Seattle, pienso honestamente que es poco probable que se uniforme de nuevo con los Superleones.

Josh Kroeger también viajará a Estados Unidos para las fiestas navideñas, y aunque dejará un boquete en la alineación en los próximos juegos, regresará para el round robin.

Lo que si veo bastante improbable es que con tantas bajas podamos finalizar en la cima de la ronda regular y de esta manera poder escoger de primeros de cara al round robin.

En cuanto al caso de Yorvit Torrealba, ya el manager Frank Kremblas se lavó las manos y no lo alineó previendo una contrademanda de la liga, la cual pudiera ser utilizada por los rivales del Caracas para protestar eventuales victorias melenudas. Me explico: si el Caracas la gana al Magallanes con Torrealba en el lineup y luego los tribunales deciden a favor de la liga (en que el receptor debió cumplir su sanción completa), los Navegantes bien pudieran poner bajo protesta este partido ya que Kremblas alineó a un jugador suspendido. Así las cosas.

¿Mi opinión? Que Yorvit debió cumplir su sanción y en ningún caso recurrir a tribunales ordinarios. Queda en evidencia que el jugador actúa en su provecho personal para tratar de ganar un contrato de grandes ligas y que nada tiene que ver su intención de ayudar al Caracas. Pero como dicen por allí varios avezados leonáticos -entre ellos el pana Tomás Figarella-, lo de Torrealba es una nimiedad en comparación con el tema pitcheo, y que si juega o no lo hace, no será determinante en el destino inmediato del equipo capitalino.

Como ven mis ultragalácticos panas caraquistas, la situación se presenta complicada, pero contamos con las armas para dar la batalla. Hoy y mañana nos enfrentamos al trabuco magallanero en Valencia, para el domingo recibir a Cardenales en el Universitario. Propicia será la ocasión para cobrar revancha de los pájaros rojos y de una buena vez instalarnos en el round robin. ¡Caraquistas Forever!