viernes 7 de diciembre de 2012  09:42 AM
Después de zarandear de lo lindo a los Bravos de Margarita el martes en el Universitario, atizándoles 16 inatrapables y 10 carreras, pareciera que la ofensiva caraquista entró en una fase de hibernación, al punto de que en los dos siguientes encuentros apenas conectó 8 hits y anotó 2 pírricas rayitas.

Pareciera que agotaron el arsenal en un solo partido y se quedaron sin municiones. Me recuerdo de mis panas de Sarría cuando en una vorágine de carreras nos gritaban desde las tribunas: ¡No las anoten todas hoy, guarden para el siguiente juego!

En fin, esos bajones -sin desmerecer al pitcheo contrario- son los que desconciertan, sobre todo en un equipo estructurado básicamente para batear, con artilleros de primer orden como Jesús Guzmán, Josh Kroeger, Henry Wrigley, Carlos Rivero y compañía. Pero ese es el beisbol, indescifrable, donde un equipo puede lucir un día como los Yanquis de 1926 y al día siguiente le meten un no hit no run.

Lo importante es que seguimos de primeros, ya que nuestros rivales más cercanos, léase Magallanes y Zulia, tampoco quieren ganar.

Este jueves falló Víctor Gárate en funciones de relevo, básicamente por no encontrar la zona de strike. Apenas sacó un out antes de permitir la carrera que dejó en el terreno a los Leones. Antes de Gárate lanzaron el zurdo Calero, Luis Sanz, Darwin Cubillán y Héctor Rondón, quienes pudieron mantener a raya a la toletería larense, permitiéndoles apenas dos carreras.

Pero hay que estar claros, por mucho pitcheo que destaque, sin una adecuada ofensiva no se puede ganar. Eso fue lo que pasó el jueves en Barquisimeto, donde solo Kroeger, Campana, el Guti y Ramón Cabrera pudieron batear inatrapables.

Por allí explicaban varios leonáticos que menos mal que tenemos un amplio colchón que nos permite estar tranquilos en estos momentos. Con 28 victorias a estas alturas el futuro inmediato luce promisor, pero... no hay que descuidarse.

Los Indios de Cleveland pararon ayer el debut del estelar Asdrúbal Cabrera porque no pudieron concretar su cambio a los Cascabeles de Arizona, y mientras las conversaciones con otros equipos continúan el campocorto tendrá que ver los juegos de los Superleones desde el dugout.

Por otro lado, Thad Weber lanzará este sábado contra el Magallanes y se marchará a Estados Unidos, dejando un boquete en el staff de abridores del Caracas. También el cubano Yoanner Negrín se marchará en breve, razón por la cual es imperativo terminar de primeros la ronda eliminatoria para tener la primera escogencia en el apartado refuerzos. Unos pitchers abridores no estaría de más...

No quería despedirme sin denunciar una práctica que se está haciendo constante en el estacionamiento del Universitario y no es otra que el desvalijamiento de vehículos. Un compañero de El Universal encontró su auto abierto, con el equipo de sonido prácticamente colgando, cuando abandonaba el recinto. Y más recientemente, un amigo leonático halló su vehículo con un vidrio roto y el tablero destrozado, luego que maleantes le hurtaran todo el equipo de música, con cornetas y todo. ¿Y la seguridad del estacionamiento? Bien, gracias. Y les comento que el auto estaba estacionado enfrente de la oficina del departamento de seguridad (¿?). El llamado es a las autoridades de la UCV para que pongan cartas en el asunto

En fin mis supraplanetarios panas caraquistas, seguimos en la cima, pero como dije, no hay que descuidarse, ni en el terreno de juego ni en el estacionamiento del Universitario. Así que mosca y no se olviden ¡Caraquistas Forever!