miércoles 28 de noviembre de 2012  08:33 AM
La situación no pintaba nada bien, ya que mientras Thad Weber permitía dos carreras, Sergio Pérez mantenía una relación ponche-bateador increíble. Hasta siete ponches en los tres primeros capítulos había recetado Pérez y solo Ramón Cabrera había podido descifrar su slider con sencillo al centro.

Pero los Superleones no estaban preocupados, sabían que tenían el arsenal para hacerlo explotar en cualquier momento, y así sucedió.

Carlos Rivero, quien tenía preocupado a muchos leonáticos por sus errores en la antesala, la sacó dos veces para convertirse en héroe, un héroe que fue requerido por la afición que plenó el Universitario y que estalló en aplausos cuando salió del dugout y se quitó la gorra en señal de saludo.

"Nunca habían coreado mi nombre", dijo humildemente el espigado antesalista, llamado a ser una estrella del big show en poco tiempo.

Y es que el Caracas fue con todo frente al Magallanes este martes, tanto así que el manager Frank Kremblas prefirió la ofensiva al guante prodigioso de Tony Campana y lo dejó en la banca. Aparte colocó en segunda a Henry Wrigley e insistió en la inicial con el prospecto Jesús Aguilar, quien luego de literalmente destrozar la Liga Paralela, regresó al equipo grande con una mejor visión de la zona de strike.

Por cierto que Wrigley no deslució en la intermedia, lo mismo que Jesús Guzmán en el leftfield, quien dejó saber por sus desplazamientos que los coaches de los Padres de San Diego trabajaron duro con él en los jardines.

Pues bien, como dije, Kremblas armó su trabuco y es por ello que no mostró la más mínima señal de preocupación luego de ver los primeros tres innings. Pensaría para sus adentros: "Nosotros los esperamos en la bajadita...". Pero no tuvo que esperar mucho, apenas en el cuarto capítulo se decidió todo.

Por otro lado, Weber se recompuso y sacó el material del cual está hecho. Dictó cátedra de coraje para maniatar a los bates valencianos. Guillermo Moscoso, Darwin Cubillán, Víctor Lárez y Héctor Rondón terminaron por cerrarle el puerto a la nave turca, permitiendo apenas dos incogibles en los últimos cuatro innings y repartiendo hasta siete ponchetes.

Así mis queridos leonáticos se selló a nuestro favor la serie particular de este año, donde apenas nos han podido ganar un juego y fue por aquel polémico "balk", ¿se acuerdan?

Este martes llegamos a 23 victorias, cifra tope entre todos los equipos de la liga venezolana, y nos mantenemos encaminados hacia la postemporada.

Insisto, hasta los momentos no hemos ganado nada, pero que sabroso es vencer al Magallanes ¿verdad?

Razón tenía el astro del golf Jhonattan Vegas cuando el martes en la mañana nos dijo: "Esta noche raspamos al Magallanes"

Bueno mis supersiderales panas caraquistas, a seguir disfrutando de la victoria sobre nuestros eternos rivales, quienes ahora no tendrán el manido argumento que esgrimieron en el pasado cuando derrotados respondían: "Perdimos, pero vean la tabla, ¿quién va de primero?". Ahora los alcanzamos, así que chalequeo con todo. ¡Caraquistas Forever!