lunes 29 de octubre de 2012  09:03 AM
La victoria dominical sobre los Tigres de Aragua resultó ser un bálsamo que matizó una semana plagada de inconsistencias.

Fue una victoria que se labró a base de buen beisbol y de colocar sobre el terreno los elementos para lograrla: pitcheo, ataque y defensiva.

Sin embargo, estos tres puntos deberían llevar un asterisco, toda vez que el pitcheo abridor no estuvo en su mejor día. En efecto, el abridor cubano Yoanner Negrín, quien se había erigido como la gran carta monticular de los Leones, fue castigado con nueve incogibles y cuatro carreras en una labor que no llegó al quinto episodio.

Sacó la cara el bullpen con Víctor Larez, Héctor Rondón, Ronald Uviedo y Juan Carlos Gutiérrez, quienes terminaron por maniatar a la ofensiva maracayera.

En este punto hay que destacar la labor del popular 'Bola 8', quien a pesar de permitir una carrera en el noveno se vio sólido. Veloz y curvero (si no que lo digan Carlos Colmenares, Alexis Núñez  y Oswaldo Arcia, quienes lucieron indefensos al poncharse ante la veloz recta y mejor curva del derecho), Gutiérrez está llamado a salvar unos cuantos juegos para los Superleones. Por lo pronto le ha dado la razón al manager Rick Sweet, quien relevó de ese importantísimo trabajo de cerrador al estadounidense Justin Freeman.

En cuanto a la ofensiva, si bien resolvió en los momentos de apremio, estuvo a punto de estancarse dramáticamente en el quinto inning, cuando con tres en bases sin outs fallaron en sucesión Jean Carlos Boscán (elevado al campocorto) y Ronald Bermúdez (ponche). Afortunadamente surgió el bate de Hernán Pérez, quien con un oportuno doble prácticamente sentenció el match.

Y en cuanto a la defensiva, fue precisamente Pérez quien le complicó la vida a Juan Carlos Gutiérrez en el noveno inning al cometer error sobre un rolling que se le levantó un poquito a última hora.

En este punto se le presenta una disyuntiva al manager Sweet, quien deberá escoger entre la ofensiva de Pérez (.333, de 24-8) y el talento defensivo de Gregorio Petit, el único campocorto que desde la época de Omar Vizquel conoce como la palma de su mano la complicada zona del campocorto del Universitario y sabe de antemano que bote le va a dar la pelota en un batazo determinado.

¿Por quién votarían ustedes mis leonáticos? Complicado ¿verdad? Pues dejémosle esa interrogante al equipo técnico del Caracas.

En todo caso fue una victoria que reivindicó al equipo ante su noble, exigente y gloriosa fanaticada, la cual se mantiene al pie del cañón en las buenas y en las malas, eso sí, con ojo crítico.

Por lo pronto ha resultado colocar a Henry Wrigley en la inicial y utilizar de designado a Daniel Mayora, experimento que ha robustecido la ofensiva. Wrigley, quien comenzó bastante flojo, ya parece haberle tomado el paso a la liga. Hasta la jornada dominical el estadounidense bateaba para .316 (de 57-18) con tres jonrones y diez carreras empujadas. Por su parte, Mayora esgrimía promedio de .294 (de 17-5) con ocho boletos recibidos, lo cual evidencia madurez en la caja de bateo.

Finalmente no quería dejar pasar la oportunidad felicitando al caraquista Marco Scutaro, quien decidió a favor de los Gigantes de San Francisco el último juego de la Serie Mundial. ¡Felicidades Marco! caraquista de tronío en las Grandes Ligas.

Bien mis supersiderales panas caraquistas, nos encontramos en el borde de la clasificación con balance negativo (7-8), pero esta semana se presenta promisoria. En el roster fueron inscritos Armando Galarraga y el veterano Víctor Zambrano, quienes asumirán roles importantes en la lomita caraquista. Este martes iniciamos la semana en Valencia ante el Magallanes, para el día siguiente vernos las caras con los Tiburones. Será propicia la ocasión para escalar posiciones y no se olviden ¡Caraquistas Forever!